viernes, 1 de diciembre de 2017

Una nueva definición de inteligencia

Por Ed Hess
trad. Teresa Woods

Ed Hess es profesor de gestión empresarial y ejecutivo residente de la Escuela de Posgrado de Negocios Darden y coautor de Humility Is the New Smart: Rethinking Human Excellence in the Smart Machine Age (Berrett-Koehler, 2017).
Figuras utilizadas como metáfora de los niveles de inteligencia
La inteligencia artificial cambiará todo eso porque no existe manera, por ejemplo, de que un ser humano sea más inteligente que Watson de IBM, al menos sin aumentación. Las máquinas inteligentes pueden procesar, almacenar y recuperar información más rápido y mejor que los humanos. Además, la IA puede reconocer patrones y generar un abanico más amplio de alternativa que nosotros. La IA puede incluso aprender más rápido. En una era de máquinas inteligentes, nuestra antigua definición de qué es una persona inteligente no tiene sentido.

Lo que necesitamos ahora es una nueva definición de ser inteligente, una que promueva niveles más altos de pensamiento humano y compromiso emocional. La nueva inteligencia estará determinada no por el qué o el cómo se sepa, sino por la calidad del propio pensamiento, de la capacidad de razonar, relacionarse con otros, colaborar y aprender. La calidad sustituye a la cantidad. Se trata de un cambio que nos permitirá centrarnos en la dura tarea de llevar nuestras capacidades cognitivas y emocionales a un nivel mucho más alto.

Dedicaremos más tiempo a abrir nuestra mente, aprenderemos a renovar y actualizar lo que creemos a partir de nuevos datos. Aprenderemos de nuestros errores e invertiremos más tiempo y recursos en las habilidades relacionadas tradicionalmente con la inteligencia emocional. La nueva inteligencia intentará superar los dos grandes inhibidores del pensamiento crítico y el trabajo en equipo: el ego y el miedo. Hacerlo facilitará percibir la realidad tal y como es, no tal y como queremos que sea. En resumidas cuentas, celebraremos y abrazaremos la humildad. Así es como nosotros, los humanos, añadiremos valor en un mundo de tecnologías inteligentes.

domingo, 17 de septiembre de 2017

6 riesgos que podrían 'quemarte' en el trabajo

El éxito profesional tiene más que ver con la felicidad que con la idea del esfuerzo y el sacrificio.
Es importante que el trabajador detecte qué situaciones pueden llevarle a "quemarse" en el trabajo para ponerles freno:

1. Enfrentarse a nuevos retos: Nuevos programas informáticos, cambios de sedes o novedades en las rutinas laborales pueden hacer que te quemes si no gestionas bien esas nuevas situaciones. 
2. Plazos delirantes: Las cosas llevan su tiempo. Forzar los procesos puede afectar al resultado y al trabajador. Si tu jefe no lo entiende así, tu salud lo pagará. 
3. La descoordinación: Si los procesos no están bien diseñados, se sucederán momentos de cuello de botella con momentos en los que no hay nada que hacer. Tanto en un caso como en el otro, esa falta de fluidez te agotará. 
4. Horarios insoportables: Ampliar la jornada laboral o trabajar los fines de semana no debe ser la norma sino la excepción. Por otra parte, someter al trabajador a turnos que varían cada semana, también es contraproducente para su salud emocional y su rendimiento. 
5. Aumento de responsabilidad: En ocasiones, los trabajadores hacen más trabajo y de mayor responsabilidad que aquel por el que fueron contratados. Si estas situaciones no se remuneran, aunque sea con una gratificación puntual, te quemarás. Vaya que sí. 
6. Entorno de trabajo desapacible Trabajar al aire libre, expuesto a los cambios de temperatura, sometido a esfuerzos físicos extremos, o incluso en un entorno laboral incómodo, a la larga te va a pasar factura. Cuenta con ello. Las consecuencias de estar quemado en el trabajo son más graves de lo que puedas imaginar. Esta situación puede transformarse en agresividad hacia tus compañeros, hacia las personas de tu entorno familiar, en absentismo, cansancio, pérdida del apetito, náuseas, migrañas e incluso depresión. Dado que esos síntomas pueden ser signo de muchas otras enfermedades, es importante saber cuándo son producto de una mala situación laboral. 
Fuente: World Economic Forum 
© Copyright Gestion.pe - Grupo El Comercio - Todos los derechos reservados.